El plano secuencia del mundo-hecho.

El plano secuencia es el plano del mundo-hecho. Solo él transmite la desmesura de lo hecho. La monumentalidad de lo robofacturado ha empequeñecido lo sublime kantiano. Sí, todavía nos estremecemos ante una tormenta o un atardecer, pero es sólo porque nuestro aparato cognitivo está diseñado para estremecernos ante tormentas o atardeceres. Pero ahora hay una nueva fuente de estremecimiento, el estremecimiento ante lo hecho, ante cuyas dimensiones carecemos herramientas conceptuales para su comprensión –recuérdese que lo sublime kantiano era pre-conceptual– y sólo podemos achicarnos frente a lo que nosotros mismos hemos hecho.

Un ejemplo:

Burj Al Babas. Turquía.

Pero esa ininteligibilidad del mundo no afecta sólo al mundo en sí, también a la tarea de construcción y, sobre todo, de mantenimiento de ese mundo. El tamaño del mundo-hecho es proporcional al esfuerzo y dedicación de producción del mundo-hecho. De ahí que ese esfuerzo y dedicación sólo puedan ser descritos mediante otro plano secuencia:

Lugar desconocido. China

Pero no sólo eso. Incluso el punto de vista del plano secuencia es ya inconmensurable: es la mirada de dios. Porque sólo dios necesita ver así. Sólo él necesita esa amplitud de campo. Los humanos, de mirada más estrecha, vivíamos vidas más estrechas.

El Ejido. Almería.

Las vivíamos. Porque ahora el modo de hacer el mundo implica el mundo entero, al completo. Por eso puede decirse que Google Maps es el plano secuencia del mundo-hecho:

El mundo según Google Maps.

Un mundo que no puede sino recordar a este otro:

La Estrella de la muerte.

Y sobre todo recuerda a ese planeta semi en ruinas de los planos finales, cuando la Death Star está semi derruida. La gran diferencia con la épica galáctica es que las ruinas del mundo no son producto del ataque de unas liberadoras fuerzas rebeldes sino el resultado del propio hacer el mundo, un hacer que de momento se revela como demasiado descomunal incluso para el –al menos hasta ahora– imperfecto hacer humano. De la imperfecta anchura del vivir humano.

(Continúa aquí)

 

Luis