La evolución transversal.

El conjunto de las aves es la totalidad de modos posibles de ser ave. Cada especie de ave ocupa un lugar en el espectro de la aveidad; pero es muy posible que ese espacio también sea disputado, como disputada es la supervivencia de cada especie de ave. Existe una evolución lineal que cose generaciones de una especie determinada, sí, pero también hay una evolución transversal que cose a todas las especies de una clase concreta. Y que, muy posiblemente, intente ensancharla. En el video pueden verse los distintos modos de pescar de distintas especies de ave, desde el picotazo de la garza, las diferentes técnicas de chapuzón de gaviotas y charranes o el buceo del cormorán: todas son formas de atrapar un pez y todas pueden darse al mismo tiempo. Todas constituyen la aveidad pero no la agotan.

Así, la evolución de cada especie dentro de una clase impulsa la evolución del resto de especies de la clase y de la clase en sí. Es un elemento más que añadir a la tradicional diacronía medio-genotipo de la evolución lineal.

Dos ejemplos: el cuco y el pollo de granja industrial.

Dos consecuencias: la meta-especie que aprovecha los rasgos propios de su especie y los explota. Este sería el caso del cuco. Y la especie que aprovecha los rasgos de otra especie para extender su parque genético. Este sería el caso del pollo de granja. En ambos casos se amplía la distribución estadística de los distintos modos de ser en una clase.

La meta-especie o bien porque diverge demasiado o bien porque cambian los hábitos sobre los que desarrolla su modo de ser en esa clase termina por desclasarse. Ese desclasamiento es el principio de otra clase, el nacimiento de una nueva clase. Si bien el desarrollo de meta-especies parece ensanchar la clase a partir de un momento determinado, ya sea porque la meta-especie diverge demasiado o porque los hábitos de resto de especies y que explotaba para su existencia han desaparecido, se produzca una ruptura que, dependiendo de su profundidad, puede provocar la aparición de una nueva especie en un primer lugar o la aparición de una nueva clase en un segundo. En el primer caso, esa aparición ensancha la clase; en el segundo, la estrecha.

¿De qué depende que suceda? De la relación óptima entre el tamaño de la clase y la densidad de especies que la pueblan. El tamaño depende de la extensión. La densidad correlacionada con la variedad.

Por otra parte no hay motivo alguno para circunscribir el ámbito de la evolución transversal a la clase, pudiendo ser llevado más y más allá. De la clase al filo, del filo al reino, del reino a lo mineral, de lo mineral a lo planetario, de lo planetario al sistema solar, de ahí a la galaxia y de esta al universo…

 

Luis