Limones, secuencias y procesos.

Esta serie de fotos dará pie a un post. De momento está en elaboración. Por eso, si sigues leyendo, es probable que no entiendas nada. Pero es que no me gusta eso de guardar bocetos. Gracias!

¿Qué se puede decir de ella? En primer lugar, aparecen como una secuencia. Van secuenciadas, una detrás de otra. Pero no se trata sólo de que     porque narran una secuencia. ¿Qué narra esa secuencia?  La respuesta inmediata sería: cuenta la historia de la maduración del limón. La historia que comienza con el brote y concluye con el fruto listo para ser recolectado. Salta a la vista que las fotografías de la secuencia no son ni del mismo brote ni del mismo limón y, sin embargo, cuentan la historia del limón. Del limón, genérico. De un objeto no particular al que nos referimos con un sustantivo común. No podemos hacerlo de otra manera. Y, como tal, puede ser señalado y contado. Ese limón es un limón. .  no es así, hubiera sido así si todas esas fotografías enfocaran el proceso que va desde el brote hasta la maduración de un limón, de ese limón señalado y contado. La duración de la sesión fotográfica hubiera coincidido con la duración de ese proceso. Serían secuencias especulares. Así, ese brote de la primera fotografía anticiparía a ese limón de la última. Ese limón, dicho de otra forma, remitiría a ese brote. Y éste anticiparía aquél. Dos sustantivos comunes señalando objetos individualizados en una secuencia causal. Si se da un brote debería aparecer un limón. Y si hay limón antes hubo brote. La secuencia que, comienza con un sustantivo común, no puede sino acabar con otro sustantivo común, ambos objetos individualizados en relación causal.

Sin embargo, la secuencia fotográfica no cuenta esa historia. O, mejor dicho, no sólo cuenta esa historia. Como es fácil de observar los objetos fotografiados no son el mismo objeto en distintos momentos sino que son distintos objetos fotografiados en el mismo momento. Individualizados, sí; pero se entrelazan en secuencia. La sesión fotográfica tomó apenas dos horas, interrumpida por una imprevista tormenta primaveral. Así, la secuencia fotográfica no remite a otra secuencia de objetos individualizados que concluyen en un fruto maduro en relación causal. ¿La relación causal es algo que añadimos nosotros al ordenar temporalmente –desde el brote hasta el fruto maduro– la secuencia de fotografías? Del brote de la primera fotografía, individualizado y contable, no surge el limón de la última, individualizado y contable. De hecho, no debería haber primera y última fotografía. La ordenación de la secuencia es una ficción, forzada por el modo de presentar las fotografías.

Probemos otra secuencia (generada por un motor aleatorio, este):

¿Aún construiríamos una secuencia ordenada temporalmente a pesar de que las fotografías están presentadas aleatoriamente? ¿Atribuiríamos causalidad a la secuencia? Tras una breve encuesta resultan tres posibles respuestas:

  1. Quienes ven fotos aisladas de brotes y limones distintos sin construir secuencia alguna.
  2. Quienes ven fotos aisladas de brotes y limones distintos pero construyen el proceso de maduración del limón.
  3. Quienes ven una secuencia desordenada del proceso de maduración del limón.

el proceso de madSí y no. De ese brote no surge ese limón; y ese limón no es consecuencia de ese brote. De ese brote surgirá otro limón tal como ese limón ha surgido de otro brote. Esos brotes y limones otros no aparecen en esa secuencia de fotografías. No aparecen. Pero como establecemos una relación causal entre ambos sustantivos comunes no podemos no pensar que esos otros brotes y limones se darán o se han dado. . De ese brote no ha surgido ese limón, pero no ese; y ese limón no es consecuencia de ese brote. De hecho, la cadena de imágenes no constituyen una secuencia. La secuencia de instantáneas revelan un instante. Un instante de un proceso, un momento parte de otro mucho más largo que ese otro proceso de maduración de un limón pero que lo abarca y lo incluye: el proceso reproductivo del limonero. Sin embargo, , esas fotografías han sido tomadas durante dos horas, sesión sólo interrumpida por una imprevista tormenta primaveral. Mediante el lenguaje el humano no puede sino individualizar el limón. La maduración del limón es la maduración del limón.

¿El limón madura antes si es sólo uno o tarda más si son muchos? O, en otros términos, para nosotros cada limón es una secuencia determinada individualizada; pero, para el limonero, ¿la producción de cada limón es una secuencia individual determinada o cada limón es el resultado identificado de nuestra incapacidad de entender el limonero-limón(es) como un proceso completo indeterminado?

 

Luis