Soy un algoritmo

Me he convertido en algoritmo para saber qué se siente. Y, lo que se siente, mola. Ser algoritmo es algo así como ser juez, guardia civil y prisión a la vez, mientras que el condenado es otro, el humano. O como ser banquero, dinero y beneficio, pero la deuda es otro. Como todo eso y mucho más, mucho mejor. Sólo hay un problema –siempre lo hay: que ese otro es siempre el humano. Artículo escrito para ATTAC a partir de la conferencia Tecnología y Desigualdad que di en l’Escola d’estiu 2014. Muchísimas gracias.

Puede descargarse clicando aquí.

 

Luis